¿Todavía piensas que la meditación consiste en sentarse con los pies alrededor del cuello poniendo cara de santo?, ¿o que es una práctica mística a la que sólo pueden acceder unos pocos?

Toda meditación tiene el mismo fin:Conectarnos con el único instante en el que está sucediendo tu vida: Aquí y Ahora.

De ahí que en las meditaciones clásicas el primer enfoque sea la respiración, ya que no podemos respirar media hora antes ni dos días después…La respiración siempre sucede Ahora.
Desde esta idea , ser conscientes del presente, podemos incluir cualquier actividad que nos conecte con este instante. Hacer cualquier cosa con la conciencia de que se está haciendo ya es una meditación en sí, puedes cocinar, escribir, coser y estar en actitud meditativa, centrado en lo único que puede hacer tu vida en ese momento, atender lo que hace.

La meditación activa es un metodo para entrar en el instante a través de una actividad, es decir, con un objeto de concentración con la finalidad de conectar con esa parte de ti que abandonamos por no estar en el presente.

“La meditación es una aventura; una aventura hacia lo desconocido, la mayor aventura que la mente humana puede acometer. La meditación consiste simplemente en ser; ser sin hacer nada, sin acción, sin pensamiento, sin emoción. Simplemente eres y ello es puro gozo. ¿De dónde viene este gozo si no estás haciendo nada?. No viene de ninguna parte o viene de todas partes. No tiene causa, ya que la existencia está hecha de esa sustancia llamada gozo.” Osho

Historia y Origen del Si´kuli

Los Ojos de Dios (o Si´Kuli en lengua indígena) son elementos ceremoniales sagrados provenientes de los pueblos prehispánicos del suroeste de norte América y la península de México, principalmente de las culturas Wixarika, Huichol o los indios Navajo, entre otros.

En sus orígenes, el Si´Kuli está dedicado a Tate’ Naaliwa’mi si’kuli, la Madre Agua del Este, que tiene especial preocupación por los niños y que es la creadora de las calabazas y de todas las flores, he ahí el parecido con las creaciones de la madre naturaleza.

Eran regalos que se daban a las familias cuando nacía un hijo, y se les agregaba un color y nuevo diseño en cada año que cumplía, para que el ojo de Dios siga posicionado sobre ese niño. También se usan como ofrendas para pedir protección en otras áreas de la vida cotidiana.

Hoy en día ésta forma de arte se ha ido rescatando, y se ve esparcida por todo el mundo. Lo principal es pensar el Ojo de Dios como un foco energético de protección y sanación al practicar ésta hermosa técnica ancestral.

El Si´kuli es un centro ENERGÉTICO de equilibrio y purificación .
Como Mandalas que son, representan la totalidad de la mente, abarcando tanto el consciente como el inconsciente, a su vez, constituye un nexo entre la consciencia actual y los orígenes remotos de la humanidad, resulta curativo con respecto a ciertos procesos de escisión y división de la persona, TRANSMUTANDO LA ENERGÍA de la persona o espacio.
Son ELEMENTOS CEREMONIALES provenientes de los pueblos CHAMANICOS huichol (Año 2000 a. C.)
En las celebraciones de un nacimiento de un nuevo hijo, el Si’kuli era una ofrenda a los dioses para pedir por el buen crecimiento del niño.
Los CHAMANES aseguran que CADA SI´KULI POSEE UN ESPÍRITU
Por otro lado, la producción y creación de Mandalas conecta nuestra consciencia con la riqueza de nuestro mundo interior creativo, sus propias capacidades y el potencial de nuestro inconsciente
Pedidos / encargos . 607588842 (tel o wathssap)

Suscríbete a La Casa con Alas

Introduce tu correo electrónico

A %d blogueros les gusta esto: